¿Qué hacer si obligan a mi hijo(a) a permanecer en clases de Religión?

«Eximí a mi hijo(a) del ramo de Religión, pero lo obligan a permanecer en la sala»

Mensaje habitual en redes sociales y en nuestro e-mail de contacto

Lamentablemente esto ocurre más de lo que pensamos. Es más, nos han llegado numerosas denuncias acerca de estos casos después de haberse publicado el caso de Úrsula Eggers y la sanción de la Superintendencia de Educación a un colegio en Providencia. Por lo tanto creamos esta breve guía de acción para que sepamos cómo actuar en estos casos:

Primero, un par de cosas que debemos saber

¿Por qué todos los colegios imparten el ramo de Religión?

El Decreto de Ley 924, del año 1983, establece 2 horas de Religión semanales como ramo obligatorio para todos los establecimientos educacionales del país. Sin embargo, aunque también otorga la facultad de eximir al alumno(a) del ramo, esto no suele llevarse a la práctica y la mayoría de los alumnos(as) son forzados a permanecer en la sala de clases mientras la asignatura se imparte.

¿Qué ocurre con los establecimientos confesionales?

La facultad de eximir al alumno(a) se aplica a todos los colegios públicos y particulares subvencionados, incluso confesionales, tal como lo establece el Artículo 5º de dicho decreto. Este artículo menciona que dichos establecimientos solo profesarán un credo a elección y que los apoderados no podrán exigir una fe distinta. Sin embargo, el establecimiento sigue estando obligado a respetar la voluntad de los apoderados que manifiesten, por escrito, no desear dicha enseñanza religiosa para sus hijos.

¿Qué dice la Superintendencia de Educación al respecto?

La Superintendencia de Educación ordena a todos los colegios públicos, que los niños(as) o jóvenes eximidos por sus padres, deben tener alternativas académicas a cargo de profesores o asistentes docentes mientras se imparte la clase de religión. Así que no, no corresponde que los manden al patio, que los hagan presenciar la clase, o que los dejen en biblioteca.

Entonces, ¿qué puedo hacer ante esta situación?

Estas son opciones recomendadas. Lo ideal es ir paso a paso; si no funciona una, pasar a la siguiente;

1) Hacer un reclamo ante el propio colegio del alumno(a), por vulneración a los Derechos del Niño y a la normativa de la Superintendencia de Educación. Y si eso no funciona…

2) Hacer reclamo ante la Corporación de Desarrollo Social de su comuna o ante el Departamento de Educación comunal. Y si tampoco da resultados…

3) Hacer una denuncia ante la Superintendencia de Educación y solicitar que se apliquen, al colegio, multas por no cumplir con lo que ella ordena. Y si aún así persisten, hay dos opciones…

Opción 4A) Presentar una demanda ante el Juzgado Civil, por actos discriminatorios basada en la Ley Zamudio o…

Opción 4B) Presentar una demanda ante el Juzgado Civil, con objeto de obtener una indemnización por los daños morales que esta situación le ha ocasionado al alumno(a) y a su familia.

Conclusiones

El decreto y su consecuente normativa son una realidad. Lamentablemente Chile aún es un Estado parcialmente laico. Y si bien hay formas de hacer respetar los derechos civiles de todos, como en los puntos anteriores, no es suficiente.

Ideal sería que finalmente se derogue el decreto. Así los contenidos de las mallas curriculares y las horas disponibles podrán aprovecharse mejor y sin redundancias ni adoctrinamientos.

Recordemos algunos datos relevantes:

  • Los contenidos importantes relativos a las religiones, ya están considerados en los contenidos de Historia, Filosofía y Artes.
  • El decreto exige que todo profesor(a) de Religión sea una persona aprobada por una autoridad religiosa, no académica.
  • En la mayoría de los colegios solo cursan la asignatura sin ningún cambio, independiente de los eximidos.

Acción Secular
2019

Acción Secular

Librepensadores por una sociedad laica.