Eliminación de Ciencias Naturales y Filosofía: ¡Que los jóvenes no piensen!

Recientemente se ha difundido una noticia alarmante y vergonzosa. Y es que nuestras autoridades parecen estar promoviendo la idea de que Ciencias Naturales y Filosofía no son indispensables para todos los alumnos de III y IV Medio, sino sólo para los del programa diferenciado Científico-Humanista y Artístico. Es decir, para el 46% de alumnos que opta por el plan Técnico-Profesional, aquellas herramientas no serían indispensables.

El 12 de Febrero se publicaron las observaciones del Consejo Nacional de Educación (CNED) a la propuesta de malla elaborada por el Ministerio de Educación (Acuerdo N° 025/2018). Esto como una maravillosa solución ante la escasez de horas para impartir todos los ramos necesarios. Y no es la primera vez que esto ocurre.

“Si bien existe consenso en que las asignaturas de Filosofía y Ciencias Naturales son necesarias y aportan significativamente al desarrollo del pensamiento crítico, lógico y científico de los estudiantes, no existe acuerdo entre los consejeros acerca de la pertinencia de que formen parte de la Formación General Común para todos los estudiantes de III y IV Medio.” – Acuerdo 025/2018 CNED

Ciencias Naturales y Filosofía en peligro hace años

En el 2016 el Mineduc propuso también la eliminación de Filosofía para hacer espacio. Demostrando así que los ramos que estimulan el pensamiento han estado en la mira hace años. No parece casualidad que precisamente se plantee quitarle importancia a Ciencias Naturales y Filosofía. Filosofía de philo y sophia (“amor por el conocimiento”) y Ciencias de scientia (“sabiduría” o “conocimiento”).

¿Cómo puede ser que le quiten importancia a conocer el funcionamiento del mundo y aprender a valorar la validez o falacia de un enunciado o postura? Lamentablemente vivimos en una época de pseudociencias y pseudomedicinas. Y la única herramienta para demostrar su verdadera cara, como estafas masivas, consiste en demostrar su ineficacia con evidencia y argumentos. Pero estos no sirven de nada para alguien que no posea la más básica formación en ciencias y filosofía. Y la política es mucho más fácil cuando se sustenta en eslóganes que se puedan gritar por la calle o pintar en un autobús, en lugar de tener base en argumentos racionales.

Las cosas como son: política

Y sin embargo, existe un ramo escolar que todavía no se atreven a cuestionar: Religión. Ramo impuesto por Decreto Supremo (DTO-924) durante dictadura, sostenido a flote gracias a la influencia de autoridades religiosas y el miedo a perder votos de grupos religiosos. Les es más fácil, políticamente, disminuir la importancia de Ciencias Naturales y Filosofía, antes que esas clases de religión. Este ramo, que va directamente en contra de un Estado laico, le roba dos horas semanales a todos los alumnos de Básica y Media del país. Porque incluso quienes se eximen, deben desperdiciar esas dos horas escuchando al profesor o perdiendo tiempo en el patio u otra actividad igual de infructífera. Y el sueldo de aquel profesor, junto a la infraestructura destinada para impartir el ramo, debe ser financiada con los impuestos de todos. Y eso incluye los impuestos de aquellas familias con alumnos eximidos.

En otras palabras, señoras y señores, la clase política se preocupa más acomodarse al gusto de las autoridades religiosas, y asegurar sus votos, antes que lograr una sociedad de mayor capacidad científica. Una sociedad que nos saque de este modelo económico chileno actual, que parece centrarse sólo en extraer cosas. Solo producimos cobre, verduras, frutas, litio, etc., las vendemos y usamos ese dinero para comprar tecnología que depende de nuestro cobre y litio.

Si realmente estamos tan cortos de tiempo como para una malla escolar adecuada, cortemos el hilo por lo más delgado. Tenemos todavía un ramo incluido en nuestra educación pública destinado a sustentar dogmas y supersticiones ¡Sin duda que tener conocimiento y aprender a pensar son más importantes que eso!

Actualización posterior a la publicación :  Es curioso que en las horas siguientes a la difusión de esta recomendación, el Ministerio de Educación de Chile, mediante su cuenta de Twitter, ha intentado desentenderse del CNED, pese a que la función del Consejo Nacional de Educación se limita a aprobar o informar con observaciones las propuestas enviadas a este por el mismísimo Ministerio de Educación. Lamentablemente esto parece simplemente una estrategia de apuntar el dedo a otro lado, especialmente sabiendo que Mineduc ya había propuesto la eliminación de filosofía el año 2016, y todavía guardan magistral silencio sobre las clases obligatorias de religión.

Mineduc1

Marcos Telias

Codirector de Acción Secular. M.D. y Diplomado en Religiones Comparadas.