Adoctrinamiento religioso de mano de un candidato

Hace pocos días J.A. Kast anunció que de salir electo presidente, impondría profesores de adoctrinamiento religioso en todos los colegios. Según él porque «a los chilenos les hace falta Dios», siendo «Dios», el dios único de las religiones abrahámicas. Esto a menos que esté pensando en Poseidón o Huitzilopochtli, cosa que dudo. Y no, no voy a usar el eufemismo de «clases de religión», porque todos sabemos que no es para enseñar «acerca de todas las religiones». ¿Es legítimo imponer normas que atenten contra la libertad de pensamiento y conciencia en los niños?

Considero esto un atropello a los principios básicos del librepensamiento y un desprecio hacia el concepto de Estado laico. Sobre todo siendo esto algo que tantas personas buscamos lograr en Chile. Porque mediante este tipo de adoctrinamiento religioso, los defensores de las Iglesias están despreciando y desconociendo el valor del librepensamiento.

Y por cierto, al parecer el señor Kast desconoce que esto ya está impuesto en nuestro país. Sugiero además leer la Carta Abierta que nos envió Úrsula Eggers (link al final del artículo).

Adoctrinamiento religioso en un Estado que aparenta ser laico

Porque nos guste o no, Chile no es realmente un estado laico. Estamos en un país donde por ley se exige a los colegios públicos impartir un ramo de religión. Y un ramo que es en realidad un adoctrinamiento religioso. Porque se trata de profesores que deben ser aprobados por su autoridad religiosa correspondiente. Y en la mayoría de los casos «enseñan» la doctrina de su religión; enseñan que lo que ellos creen es la única verdad.

Esta es una situación donde el Estado incurre en gastos públicos que favorecen a religiones en particular. Igual como en la visita del máximo líder del culto católico. Por lo tanto seguimos hablando de la fe incursionando en terrenos donde no debería tener cabida. Porque la educación es un lugar donde sólo debería reinar la razón y el sentido común. Porque en la educación pública no debería haber espacio para doctrinas religiosas… La religión se enseña en casa (o en la capilla).

En un Estado laico las instituciones religiosas están separadas del Estado. Y si bien pueden tener libertad para existir y comunicar sus doctrinas, no pueden intervenir de forma activa en temas públicos. Esto permite que todo ciudadano tenga las mismas libertades que el otro. Esto permite que no existan ciudadanos privilegiados por su manera de pensar. Pero en Chile, ciertas Iglesias, además de tener exenciones tributarias, reciben beneficios de proselitismo directamente de mano del Estado. Por lo tanto, en lo práctico, nuestro país simplemente no es un Estado laico.

En Chile no se respeta el librepensamiento

Porque los candidatos deberían ir en representación de la población y con base en argumentos lógicos. Y con argumentos lógicos me refiero a argumentos que tengan relación con el mundo real. Porque hasta donde yo sé, las creencias religiosas arrancan hacia la metafísica y lo mágico. Por lo tanto, ¿a qué se referirá el señor Kast con que a los chilenos «nos hace falta un dios»? Porque si bien todos tenemos la libertad de creer lo que estimemos conveniente, el imponer nuestra creencia al resto es un atentado al librepensamiento. Siendo esto así, ¿qué es lo que hace J.A. Kast al querer reforzar el DS 924? ¿Teme que el desarrollo social lleve a derogarlo?

La importancia de la razón para prevenir el adoctrinamiento religioso

¿De qué sirve que un niño ateo aprenda qué tiene que hacer en una ceremonia de catequesis? ¿De qué sirve que un niño judío «aprenda» que Jesús sería su salvador? ¿Para qué sería importante decirle a un niño evangélico que crea en los santos católicos? Por eso, y más, quien sea presidente de la república debería ser una persona de razón, y no de doctrinas. Porque el buscar que a todos los niños se los adoctrine en alguna religión es atropellar la libertad de esos niños.

Pedro Stein

 


 

Links:

Kast propone profesores de religión en todos los colegios

Carta Abierta de Úrsula Eggers acerca de J.A. Kast y las clases de religión

Pedro Stein

Codirector y Vocero de Acción Secular. Publicista con formación en comunicación y marketing estratégico. Dedicado a entrenar a personas en oratoria y técnicas de comunicación. Dicen que también es locutor.