Acerca del Ministro de Educación y sus hijos “campeones”

(18/04/18) Recientemente el Ministro de Educación, Gerardo Varela, rechazó la idea de entregar condones en los colegios al mismo tiempo que afirmaba que sus hijos eran “campeones” porque necesitaban “más de tres condones”. Y acerca de esto, el Dr. Gustavo Valderrama Burmeister, destacado pediatra y docente, involucrado en la atención continua de emergencias infantojuveniles.


 

Señor Ministro de Educación:

Con sus simpática, entradora y prepotente forma de conectarse con la realidad nacional, referidas a nuestras lamentables cifras en el número de contagios de VIH, usted faltó el respeto en forma gravísima a la intimidad de sus hijos y sus parejas. ¿Consultó esto con las pololas de sus hijos previamente? ¿Qué opinan sus potenciales consuegros? Hoy quizás reciba más de una llamada a su casa por parte de algún padre molesto o más de algún hijo suyo sea “pateado”.

Sus palabras no son dignas de un alto cargo público y sólo se comparan a las ordinarias palabras de Marcelo Ríos a la prensa.

Los condones no son “educación para campeones”. Los Condones son una herramienta efectiva y probada a disposición del humano actual. Su comentario machista de logros sexuales no se condice con lo que buscamos en los jóvenes y en la sociedad de estos días.

No buscamos metas numéricas y logros de viernes por la noche. La educación sexual y el uso correcto de los preservativos buscan, con sentido común y un enfoque realista, la prevención de calamidades sociales en embarazos adolescentes que perpetúan la pobreza, la prevención de abortos clandestinos, la prevención de la propagación de enfermedades de transmisión sexual, como el VIH, la gonorrea, la sífilis, las hepatitis y el virus del papiloma humano, entre muchos otros. Temas en que la abstinencia sexual solo da respuesta a un mínimo porcentaje de la población mundial.

Señor Ministro, usted debe renunciar y pedir perdón a nivel nacional y a su familia entera. No creeré en disculpas que no involucren esta medida.

Debo además recordar a usted, que los condones los prohíbe su dios, su papa y su iglesia. Quizás debería ser excomulgado también o al menos ser puesto en profunda penitencia. Aunque esas medidas para una persona no supersticiosa, no son más que inutilidades y fuera de nuestro ámbito de acción. Aún cuando este pensamiento ha insistido en imponer sus términos en la educación sexual de la sociedad chilena.

Señor Ministro, llegó el momento de asumir como campeón sus palabras.

Dr. Gustavo Valderrama Burmeister.

Acción Secular

Librepensadores por una sociedad laica.