La misa no es un espectáculo, ¿o sí?

«La misa no es un espectáculo»

… fue lo que dijo el papa Francisco en su presentación semanal en el Vaticano. Señalando además que le ponía «triste» ver que feligreses y sacerdotes le tomaban fotografías con sus celulares.

Esta noticia circuló recientemente dando un nuevo sazón a la próxima visita papal a Chile entre el 16 y 18 de enero. Una visita que ha generado bastantes críticas desde diversos sectores de la población.

Personalmente no me opongo a la visita de una autoridad religiosa a nuestro país. Pero sí comprendo el malestar que despierta don Jorge Bergoglio tras llamar a la población de Osorno unos «tontos» que se dejan engañar por los «zurdos» ante su justificado desprecio por el nombramiento del sucesor del abusador Karadima como obispo. O también desde la comunidad LGBT, tras llamar al matrimonio entre dos personas del mismo sexo una «movida del Diablo».

El Estado laico puesto a prueba

Por otra parte, el papa es el máximo representante del catolicismo, la religión predominante de Chile. Y además es un líder de Estado. Ello significa que debiese recibir una recepción adecuada. Pero temo que el Estado terminará por patrocinar -con los impuestos de todos- el proselitismo por una religión en particular. Esto evidenciaría así que todavía estamos lejos de ser un verdadero Estado laico.

Pero su último comentario sobre el espectáculo me parece, por decir lo menos, engañoso. Su visita costará miles de millones de pesos que se usarán, entre otras parafernalias, para arrendar e instalar unos 2,000 mde pantallas LED, escenarios, altares, equipos de sonido e iluminación.

Su afirmación de que la misa no es un espectáculo simplemente no satisface los criterios de mi lógica. Si no se trata de un espectáculo, entonces su visita no es necesaria.

O si es necesario su contacto físico y visual con feligreses por algún motivo espiritual y místico, sin duda resulta cruel que sólo realice tres misas masivas. Y de ser así ¿para quiénes son las pantallas?

O si quiere entregar un mensaje que puede ser transmitido por pantallas, ¿para qué viene, si ya todos tienen televisión? ¿Acaso no sabe que esos 12.000 millones de pesos chilenos podrían usarse en cosas más productivas?

Me disculparán, pero no le creo al Papa. Probablemente sus discursos contengan mensajes positivos, e incluso sinceros, pero creo que él sabe bien que la misa también es un espectáculo. Incluso aunque argumente que la Biblia dice «levantemos nuestros corazones; no dice levantemos nuestros celulares”. La Biblia tampoco dice nada de pantallas LED ni papamóviles. De hecho, la Biblia ni siquiera menciona nada de Sumos Pontífices o papas.

Marcos Telias.

Marcos Telias

Codirector de Acción Secular. M.D. y Diplomado en Religiones Comparadas.